No tengo talento especial, tan sólo soy apasionadamente curioso

Leer entrada anterior
Hay que odiar a la competencia, pero sin despreciarla

Seamos claros, ante la posibilidad de que nuestra competencia nos quite nuestros clientes, nuestro odio hacia esta crece desmesuradamente. El...

Cerrar